Juan León (Leoncillo) (Toreros olvidados nº 17) por Juan  Zaldívar Ortega

Juan León (Leoncillo) (Toreros olvidados nº 17) por Juan Zaldívar Ortega

Titulo del libro: Juan León (Leoncillo) (Toreros olvidados nº 17)

Autor: Juan Zaldívar Ortega

Número de páginas: 168 páginas

Fecha de lanzamiento: September 13, 2018

Obtenga el libro de Juan León (Leoncillo) (Toreros olvidados nº 17) de Juan Zaldívar Ortega en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Juan Zaldívar Ortega con Juan León (Leoncillo) (Toreros olvidados nº 17)

l periódico, la revista o el folleto taurino conocido por El Clarín, publicó una reseña biográfica del matador sevillano Juan León (Leoncillo) el año 1851, en la que dice que el diestro sevillano vino al mundo el día (15-09-1782); es decir, seis años antes que Velázquez y Sánchez, amigo íntimo del biografiado, quien fue encargado de la publicación de sus Anales del Toreo por la tertulia del café San Fernando, a la que concurrían Cúchares, Juan Lucas Blanco, la Santera, Manuel Trigo y Luis Rodríguez, que se pusieron de acuerdo en que la fecha del nacimiento de Leoncillo fue la del día (02-09-1788), y ella nos parece la más probable, falleciendo en Utrera (Sevilla) el día (05-10-1854), cuando contaba sesenta y seis años de edad. El Clarín y Velázquez y Sánchez sí están de acuerdo en que nació en la calle de Tintores y que fue bautizado el 7 del mismo mes en la parroquia sevillana del Sagrario. Para el primero vivió 72 años y para el segundo 66 años. Pero ninguno de los dos tuvo el acierto de citar su segundo apellido, como si no hubiese tenido madre. Al matador de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), José Martínez Ahumada, viejo amigo de este autor, le chocaba en extremo que muchos de sus colegas no obligaran a las empresas en que al redactar los carteles incluyeran el apellido de la madre. Él sentía un gran cariño por la suya y siempre llevaba el suyo en los carteles. A los 22 años torea en diferentes Plazas de Toros de Andalucía. Debido a la muerte de Curro Guillén, su maestro y protector, y con José Cándido en plena decadencia, Juan León supuso un revulsivo para la Fiesta en aquellos años. Con altibajos, llegó a torear hasta cumplidos los 62 años, cuando mermado de facultades, fue herido a esa edad en la Plaza de Toros de Aranjuez. Inteligente y buen torero en el manejo de la muleta con la izquierda. Para completar la semblanza del hombre, copiamos unos párrafos de Velázquez y Sánchez en que amigo tan leal no duda en presentar un aspecto de su carácter que le hace símbolo típico del torero de rompe y rasga, bronca y pendencia, estilo Joseantoniano, propio de la época, que en Francisco Montes había de empezar a declinar hacia un comportamiento más urbano y hasta distinguido: «Joven, impetuoso y temerario, ya en contacto directo con sus disipadores, libertinos, desalmados, jaques, truanes y aventureros, comprendió la necesidad de alternar con unos y con otros, sin descender a sus infamias ni bajezas, pero habiendo de participar de los desórdenes, excesos y abusos, que entraban en las diversiones ordinarias de las clases plebeyas en aquellos tiempos, no tan pasados que carezcan de huellas sensibles. Juan tuvo que hacer locos dispendios para nivelarse con los derrochadores; se entregó a la cúpula con los sensuales; rivalizó en extravagancias con los audaces calaveras del país; semantuvo firme con perdonavidas de medroso renombre; se dejó explotar con desdén por una turba de miserables pegadizos, y en las escuelas de baile y entre cantadores, gitanas, bautizos, bodas, jiras y jaleos consumió buena parte de su fortuna ganada con tantas fatigas, riesgos y accidentes.» Con razón decía Montes, caracterizando este aspecto de su vida: Es mucho hombre ése. Bebe la noche antes de torear, y duerme como si tal cosa le aguardara.

Libros Relacionados